Blog Archives

Lluvía Ácida

La Lluvia Ácida se produce por la quema de biomasa y de combustibles fósiles no solo produce CO2 (Dióxido de Carbono), sino que también NO2 (Dióxido de Nitrógeno) y SO2 (Dióxido de Azufre). Parte del NO2 (Dióxido de Nitrógeno) atmosférico proviene de los fertilizantes,que son compuestos de nitrógeno.Estos gases se fusionan en la atmósfera con agua y se transforman en ácidos : ácido carbónico (H2CO3),ácido nítrico (HNO3) y ácido sulfúrico (H2SO4).La Lluvia que cae no es neutra,sino que es ácida, lo que causa graves daños a la Vegetación.

 

 

Acidificar la lluvia,con HNO3 (ácido nítrico) o H2SO4 (ácido sulfúrico), tiene devastadores efectos sobre la Vegetación, de forma directa o indirecta, a través de los suelos.El responsable principal de los efectos que pueda causar es el Aluminio (Al), un elemento potencialmente tóxico, es frecuente en parte de los minerales que hay en los suelos.

Advertisements

Lluvia Ácida y posibles causas sobre la Salud

La lluvia ácida es el resultado de el exceso de elementos contaminantes en la atmósfera; ésta se crea cuando la humedad en el aire se combina con los óxidos de nitrógeno y el dióxido de azufre expulsados por fábricas, centrales eléctricas y vehículos que queman carbón o productos derivados del petróleo. En combinación con el vapor de agua, estos gases crean ácido sulfúrico y ácidos nítricos. Finalmente, estas sustancias químicas caen a la tierra acompañando a las precipitaciones, creando la lluvia ácida.

 

Si bien no se ha demostrado que la lluvia ácida ocasione efectos nocivos directos en la salud humana, no hay que perder de vista las consecuencias que pueden producir a largo plazo. Los riesgos potenciales se unen con la exposición continua a sus precursores, dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOX); sin embargo, la lluvia ácida puede ocasionar efectos indirectos, ya que las aguas acidificadas pueden disolver metales y sustancias tóxicas de suelos, rocas, conductos y tuberías que son transportados hacia los sistemas de agua potable.

Control Sobre la Diabetes

¿Qué le podría ocurrir a la gente si no controla bien su diabetes?

Cuando los niveles de azúcar en sangre no están bajo control, pueden ocasionar problemas de salud a corto plazo, como la hipoglucemia, la hiperglucemia o la cetoacidosis diabética. A largo plazo, la falta de previsión de la diabetes puede causar diversos efectos negativos : dañar los vasos que proveen de sangre a varios órganos vitales, como el corazón, los riñones, los ojos y los nervios. Esto significa que la gente que sufre diabetes también puede tener problemas de corazón, ataque súbito, problemas renales, de visión y del sistema nervioso. Por lo general, estos problemas no están presentes en niños o adolescentes que han sufrido la enfermedad por pocos años, pero pueden ocurrir en adultos con diabetes. Lo niños y adolescentes que padecen diabetes y que no llevan un buen control de los niveles de azúcar en sangre suelen entrar en la pubertad más tarde y pueden tener una altura menor a la que tendrían si controlarán del todo su enfermedad. La buena noticia es que si mantienes bajo control el nivel de azúcar en sangre lograrás mantenerte saludable y prevenir problemas de salud futuros.

Las Mujeres son las “Culpables” de los Terremotos

Las mujeres son las culpables de los terremotos

 

CURIOSIDAD Un clérigo afirmó que el hecho de que las mujeres no se vistan modestamente es la razón de las catástrofes naturales.

Aunque las diferencias culturales y religiosas entre orientales y occidentales son grandes, no deja de sorprender la afirmación de un religioso en una mezquita en Irán.

“Muchas mujeres que no se visten con modestia conducen a los jóvenes por el mal camino, corrompen su castidad y difunden el adulterio en la sociedad. Esto (consecuentemente) aumenta los casos de terremotos”, afirmó Hojatoleslam Kazem Sedighi, alto clérigo iraní.

Sus declaraciones tampoco fueron sacadas de la nada, aparecieron una semana después de que el país persa fuera golpeado por el terremoto más fuerte que ha padecido en los últimos 50 años, pero que no dejó pérdidas humanas tan altas como se esperaba por haber ocurrido en una zona poco poblada de Irán, cerca de la frontera con Pakistán.

Kazem Sedighi aseguró que lo mejor que pueden hacer para no quedar sepultados entre los escombros es refugiarse en la religión y adaptar sus vidas a los códigos morales de Irán.

El religioso también se mostró preocupado por un posible sismo en Teherán, capital del país y que tiene una población cercana a los 12 millones de habitantes. “Si un terremoto golpea Teherán, nadie será capaz de enfrentarse a tal calamidad, sino el poder de Dios, sólo el poder de Dios. Así que no decepcionemos a Dios”, exhortó el religioso.

El ministro de Bienestar, Sadeq Mahsooli, dijo que las oraciones y súplicas de perdón fueron históricamente las mejores “fórmulas para repeler a los terremotos”, así que invitó a no abandonar esta costumbre.

Diabetes

La glucosa es un azúcar que está presente en muchos alimentos cotidianos, como panes, postres, pudines, golosinas, chocolates, bebidas dulces, etc. En individuos sanos, la glucosa consumida pasa hacia los tejidos gracias a la acción de la insulina. Pero en las personas que sufren diabetes, la insulina no se produce o no actúa adecuadamente, y la glucosa permanece en el torrente sanguíneo.

Existen básicamente tres tipos de diabetes, la denominada diabetes gestacional, la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2.

• La diabetes tipo 1 suele aparecer en personas jóvenes o niños, con una importante predisposición genética para esta patología. En estos pacientes, el páncreas no produce insulina y ésta debe ser suministrada, generalmente vía subcutánea.

• La diabetes tipo 2 se presenta habitualmente en personas mayores de 45 años, frecuentemente con sobrepeso u obesidad. Muchos de estos pacientes mejoran sus niveles de glucosa siguiendo una dieta adecuada, realizando actividad física regular y tomando medicación vía oral.

• La diabetes gestacional aparece en mujeres embarazadas y suele desaparecer después del parto.

En caso de no recibir tratamiento adecuado, los niveles de glucosa permanecen elevados en los pacientes con diabetes, y a largo plazo, esto puede causar daños graves en los delicados vasos sanguíneos de todo nuestro organismo con especial afectación del riñón, retina y extremidades.

Algunos síntomas habituales de la diabetes incluyen: pérdida de peso sin razón aparente, tener mucha hambre, sentir mucha sed, orinar frecuentemente, estar fatigado siempre, visión borrosa. La diabetes puede detectarse mediante un sencillo análisis de sangre; ante cualquier duda, consulta a tu médico.